BDSM

Humillación, sumisión, castigo, dolor, tortura…

son palabras que enardecen mis sentidos.

No son palabras de libertinaje, sino de libertad.

Dominación, Amo, sádico, maestro, azote…

No son palabras de furia sino de Amor.

Sométete a mi adiestramiento, y esa mirada implorante y estremecida, será mi mayor premio.

 

Empezar en el BDSM

Para empezar en el mundo del BDSM es muy importante informarse bien antes de iniciar cualquier tipo de práctica. Es adecuado tener los artículos correctos para la práctica del BDSM. No es de extrañar, que mucha gente principiante utilice elementos comunes como pueden ser un cinturón, cordones e incluso utensilios de cocina como una espátula. Es arriesgado ya que un mal uso puede desembocar en heridas o secuelas irreversibles.

sadomasoheterogay

Es por eso que los artículos del BDSM tienen que ser comprados en lugares de confianza bajo sellos de aprobación como puede ser un sex shop. En un sex shop se pueden encontrar diversidad de artículos para la correcta práctica del BDSM. Artículos supervisados, probados y garantizados por normas como pueden ser el sello de calidad CE en Europa. En estas tiendas especializadas puedes encontrar diversos artículos relacionados con la temática. Artículos especialmente diseñados para principiantes y otros para gente más experimentada. Lo más importante es que en un sex shop puedes encontrar toda la información necesaria para el uso de los artículos de BDSM, los tipos de artículos y los más adecuados según tus gustos y deseos.

El BDSM es una disciplina sexual que trata de hacer realidad las fantasías de sus participantes, unos como dominantes y otros como dominados. Para determinar estos puestos en el juego del BDSM existen diferentes artículos para el desempeño de según que función. Un ejemplo es la correa y el collar, que claramente definen un dominado y un dominante en la relación sexual. El cuero o la lencería de encaje y corsets son la vestimenta típica del BDSM.

El uso de máscaras también marca la posición del dominante frente al dominado.

Esto está íntimamente relacionado con la privación sensorial, algo muy extendido en este tipo de prácticas. También existen mordazas para la boca, vendas para los ojos, esposas para las manos y para los pies, fustas, látigos y paletas para azotar. Todo ello dirigido para separar claramente los papeles del dominante y del dominado. A menudo, se trata de explorar el placer de ser humillada y totalmente controlada o todo lo contrario, ser la dominante y hacer valer tus deseos sobre los actos de tu sumisa o sumiso.

bdsm bdsm chicos

Bondage, la erótica del poder

La irrupción de la trilogía erótica ‘Cincuenta Sombras de Grey’ ha sido toda una revolución. Además de convertirse en uno de los libros más vendidos de la historia, ha conseguido que muchos dejaran atrás tabúes y comenzasen a explorar nuevas prácticas, como el bondage, pilar fundamental de la saga literaria.

La mayoría de lectores de la trilogía ‘Cincuenta Sombras’ apenas conocían el significado de términos como ‘bondage’, ‘sumisión’, o ‘BDSM’ (las siglas de Bondage, Disciplina, Sumisión y Masoquismo). La escritora E. L. James puso de moda la erótica del poder y la convirtió en una rutina más para muchas parejas. Los juegos de sumisión, especialmente el bondage, ya no son un juego prohibido.

chico principal

¿Pero qué es exactamente el bondage? Entendemos como bondage el conjunto de prácticas destinadas a impedir el movimiento de alguien mediante ataduras. Estas, que pueden ser físicas o simplemente simbólicas, sirven para inmovilizar a nuestra pareja y darle un plus de erotismo a las relaciones.

Cintas, cuerdas, telas, cadenas, esposas, pañuelos o una simple corbata. Cualquier elemento puede servir como atadura e instrumento de bondage. Una vez más, la imaginación hace el resto.

Y como complemento al bondage, os propongo añadir también un antifaz, que impedirá a vuestra pareja ver por dónde lo vais a tocar, un preliminar perfecto para ponerse a cien.

Misterio, cambio de roles, tensión sexual… el bondage os permitirá explorar nuevas formas de disfrutar de la sexualidad. Sentirse prisionero o adoptar el rol dominante, una fantasía que pretende dejar atrás las culpas e inhibiciones para disfrutar de la complicidad en pareja.

bondage

sad

 

Jenna Jameson: La reina del porno también hizo películas de bondage y sadomaso.

Su autobiografía denominada “Como hacer el amor igual que una estrella del porno” batió récords de ventas.

Jenna Jameson nació el 9 de abril de 1974 en Las Vegas, Nevada. Hija de padre policía y madre showgirl, la rubia pasó una infancia nómada, mudándose continuamente. Durante su juventud participó en algunos concursos de belleza y dio clases de ballet, pero ella estaba decidida a seguir los pasos de su madre; es así que se propuso trabajar como showgirl y, aunque en algunas oportunidades fue rechazada por su baja estatura, pronto consiguió desempeñarse como modelo y también como stripper en el “Crazy Horse Too”, un casino de Las Vegas, donde llegó a ganar 2000 dólares por noche.

Jenna Jameson bdsm

Durante esta etapa Jenna entró en contacto con drogas, lo que sin dudas deterioró su calidad de vida al punto de llegar a pesar 35 kg. Posteriormente, su padre la ayudó a comenzar un tratamiento de desintoxicación.

A comienzos de los 90, ya recuperada, Jenna decidió incursionar en el cine porno de la mano del director Randy West. Es así que en 1994 aparece “Up and Cummers 10” y “Up and Cummers 11”.

En 1995 firmó un contrato con la productora de películas pornográficas Wicked Pictures, y filma la exitosa “Blue movie”, luego “Conquest”, “Flashpoint”, “Satyr” y “Dream Quest”, entre otras.

En 2000, Jenna creó Club Jenna, su propia productora, con la que dio vida a films como “Jenna loves Brianna”, su primer trabajo y más tarde “Bella Loves Jenna”, “New Devil In Miss Jones” y “The Masseuse”, entre otras.

En cuanto a sus relaciones sentimentales, estuvo casada en dos oportunidades. Además, mantuvo una relación de pareja con su colega, la actriz porno Nikki Tyler y romances con Marilyn Manson y Tommy Lee.

En su famosísima autobiografía “Como hacer el amor igual que una estrella del porno”, Jenna confiesa haberse acostado con hombres y con mujeres, habla de su relación con las drogas, de su primer matrimonio fallido y de las dos violaciones de las que fue víctima en su vida.

En 2007 se sometió a una cirugía de reducción de pecho y anunció su retiro definitivo del cine porno.

Jenna Jameson bondage

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>